LA VIDA A LOS 40

Puedo afirmar que la vida a los 40 es diferente.

Todas las semanas tengo una intensa conversación telefónica con una amiga de la que me separan, desde hace 4 años, miles de kilómetros. A parte de este pequeño detalle, la ausencia diaria la saldamos bastante bien con el móvil y dosis de humor cínico que nos llevan a reír a carcajadas.
Las conversaciones son largas, hablamos de todo un poco, eso sí, con un sonido pésimo porque aprovechamos idas y venidas en el coche para tener nuestra conversación semanal, y es que a los “40” lo aprovechas TODO.
El sentido práctico, del que os aseguro yo carecía hasta que cumplí los 40, se agudiza a la velocidad de la luz, creo que es inversamente proporcional a la perdida de agudeza visual.
Ese nuevo sentido práctico me lleva, a veces, a situaciones que estoy segura que con 39, me hubiera reído de mi misma. No sólo aprovechas los trayectos para hacer llamadas telefónicas, la lista es larga:
  1. El café de la mañana mucho mejor en aquella cafetería que está al lado del súper, así aprovecho luego para hacer la compra.
  2. Mientras hago la compra dejo el coche a lavar.
  3. Si tengo pelu, ya aprovecho y me depilo mientras me suben las mechas.
  4. La tintorería, si está cerca de un zapatero muuucho mejor.
Podría seguir, pero el tema me aburre. Nadie dijo que ser práctica fuera divertido.
Otra de las cosas que te hacen diferente a los 40 es que, las cosas comienzan a darte un poco igual.
Bueno, no es que todo te resbale, no! no es eso. Es más bien esa agradable sensación de seguridad que te lleva a priorizar con un criterio “desbordante”, lo prioritario de lo urgente.
Vamos, que desarrollas ese “don” supremo que te lleva a priorizar entre ese “mamá, NOS hemos dejado la mochila de piscina en casa, me la tienes que traer” y el “¿cariño, puedes recoger mis camisas del tinte que me voy de viaje mañana?”…. vamos, que en mi caso soy práctica, el café de la mañana va primero, mi hija ese día no hace piscina y las camisas del tinte vale guay, pero sólo porque mañana te vas de viaje.
La vida a los 40 mola. Te sientes bien contigo misma, la seguridad aumenta tu autoestima, las 4 décadas vividas te dan cuartelillo para pasar un poco ya de todo, las equivocaciones te dan risa, la vergüenza se la vas pasando ya a tus hijos como herencia, eres más sabia que a los 20 y te atreves a hacer más cosas que a los 30.
Los 40 molan ¿verdad?
Shirt by UNIQLO
Skirt by ZARA
Shoes by VALENTINO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .