ESA RED SOCIAL QUE ME OBSESIONA, ME INSPIRA Y ME ATORMENTA POR IGUAL.

Hace unos años, cuando el universo blogger estalló en una explosión muy parecida a la teoría del Big Bang, caí rendida, hipnotizada, ante la dimensión que ese nuevo universo ofrecía a mi ego-fashion-mundo.

Más allá de la inspiración estilística que me ofrecían las editoriales de moda mes tras mes y, que me obsesionaba en diseccionar vía “recortes, moomboards, collage varios…”. Descubrí una nueva forma de alimentar mi sed voraz por hallar nuevas formas de expresión a través de la indumentaria. 
 
Era fantástico. ya no tenía que esperar mensualmente al nuevo número de mis revistas de cabecera. Podía actualizar casi a diario mi mente y encontrar, no 2 ni 3, sino decenas de maneras de combinar el mismo pantalón y chaqueta… todo en la red y al instante.
 
Seguí fielmente a mis bloggeras favoritas, algunas escribían más que otras, algunas hacían buenas fotografías, otras simplemente tenían un sentido estilístico extraordinario, hacer combinaciones y crear lo que luego se convirtió en un estilo propio de cada blogger.
 
Con el tiempo, algunas de esas bloggers desaparecieron, algunas siguieron haciéndose fotos y compartiendo su particular estilo, otras pocas siguieron profesionalizando su trabajo hasta extremos en los que dejé de encontrar la esencia, o ese magnetismo que me había conquistado en un principio. Pero yo, desde luego continué siguiendo a muchas, olvidando a unas cuantas, descubriendo nuevas y siendo fiel a unas pocas. 
Por mi parte, debo confesar que también lo intenté. Bajo un nombre u otro… ahora blogger, ahora wordpress… y aunque el diseño no era tan importante en aquella época cómo la fotografía (o más bien dicho hacerse fotos con buenos looks), también debo confesar que mi postura delante de una cámara siempre ha sido tímida y retraída, y eso de hacerse fotos “chulas” no era para mí. Siempre me veía o demasiado gorda en una foto, o demasiado pálida, o con caras raras… vamos, mis fotos nunca fueron aptas para enseñar en la red.
 
Pero debo confesaros que  al igual que el mundo blogger evoluciona, yo también lo hice, y en una especie de locura fotográfica,  poco a poco dejé atras la timidez gracias a ese gran titán llamado Instagram.
No se que decir de Instagram, no se si me obsesiona, me inspira o me atormenta por igual. Lo quiero y odio a partes iguales, no lo entiendo pero lo adoro, a veces me pone frenética y otras muchas me proporciona una valentía incuestionable.  Cuelgas una foto y a alguien le gusta, quizá no a tanta gente como te habías imaginado, en cambio esa otra a la que no dabas valor, arrasa.
Instagram me confunde, cuentas pequeñas con millones de seguidores, cientos de likes y a penas comentarios. Fotos espectaculares que. a penas tienen presencia, y otras veces fotos insulsas y repetidas hasta la saciedad que obtienen millones y millones de likes al instante.
Más presencia, conseguir más likes, promociones, socializar al máximo para tener más comentarios, tener un equipo detrás para hacerte crecer, para dar presencia…. es agotador, a la vez que seductor. 
 
Hay días en los que el ritmo me puede y me sobrepasa, y entonces vuelvo a is bloggers de siempre, esas a las que he sido muy fiel, y me doy cuenta que, esas pocas, me siguen inspirando…
Dres & Little bag by ZARA
Shoes & Bracelet by UTERQÚE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .